Periodista crítico con gobierno de Turquía es detenido en Barcelona

Un magistrado acordó el ingreso de Hamza Yalçin en prisión a la espera de que las autoridades turcas remitan la documentación necesaria para su extradición.

elmundo.es|10|08|17
Los 70 en Turquía estuvieron marcados por choques diarios entre izquierdistas y derechistas. Palizas, secuestros y tiroteos que el ejército turco alentó y luego usó de justificación para ejecutar el sangriento golpe de 1980. La década empezó en 1972 en Kizildere, con la desastrosa operación de rescate de tres técnicos de la OTAN, secuestrados por militantes marxistas-leninistas, que acabó con 13 muertos, rehenes incluidos. Y acabó en Taksim el Primero de Mayo de 1979, con una matanza de 40 trabajadores atribuida al Gladio de la OTAN.

Hamza Yalçin es hijo de aquellos años convulsos, en los que la izquierda era una emulsión de siglas inacabable, y plumas y carabinas planificaban juntas su revolución compartiendo tés y cigarros en las chabolas. Yalçin no figura entre los pistoleros que todavía se honran cada vez que los vecinos de los barrios rojos de Estambul y Ankara salen a la calle. Pero, en 1979, su nombre sí apareció en la lista de dirigentes del Frente/Partido de Liberación del Pueblo de Turquía-tercera vía(THKP/C-üçüncü yol). Hamza Yalçin fue arrestado.

Según el periódico turco Evrensel, aquella detención, bajo acusación de pertenencia a banda armada, le costó seis meses de cárcel, tras los cuales logró fugarse. En 1984, Yalçin viajó por primera vez a Suecia, uno de los tradicionales países de acogida de militantes políticos izquierdistas y kurdos de Turquía. Volvió de allí poco después.

En 1990 y 1994, dos nuevos juicios se abrieron contra el ex intelectual y militante, los cuales le costaron tres años de prisión. Fue absuelto dos veces. Tras estar entre rejas, regresó a Suecia. En 2009, después de que el Tribunal Supremo aceptase su apelación por una condena a cadena perpetua, dijo a la revista Odak (Foco), de la que es columnista, ser víctima de una persecución política. Hamza Yalçin aseguró haber sufrido palizas y torturas a manos de policías turcos.

Curiosamente, en su columna de Odak, Yalçin señaló la cooperación en su contra entre el entonces primer ministro Erdogan y la cofradía de Fethullah Gülen, hoy enemigo número uno del actual presidente y excusa para realizar amplias purgas bajo acusación de terrorismo.

Treinta años después de su establecimiento en Suecia, Hamza Yalçin posee la nacionalidad sueca y es uno de los miembros de la Asociación de Escritores de Suecia. Peina canas. Sus dedos entienden más de lápices que de cañones. Aun así, en la Turquía de los 140 periodistas encarcelados, la que en 2016 abrió 4.936 investigaciones por insultar a Recep Tayip Erdogan -1.080 de los cuales acabaron en condena para el procesado-, una nueva acusación le aguardaba en el mostrador de pasaportes del aeropuerto de El Prat.

De acuerdo con el Evrensel, hay dos nuevas causas, abiertas el pasado abril, contra Yalçin. Una por «insultar al presidente de la República de Turquía», y otra por «propaganda terrorista». No obstante, en un comunicado publicado en las últimas horas en su web, Odak indica que la alerta roja de Interpol que apareció en los monitores de la Policía española hace referencia a una operación antiterrorista lanzada contra esta revista de izquierdas en 2010. «Como si no fuera suficiente con Turquía, ahora exponen a Yalçin a una conspiración internacional», sentencian desde el medio.

 

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *