Círculo de Mujeres Periodistas

 

El Círculo de Mujeres Periodistas fue creado meses antes de una dictadura militar

Catorce periodistas mujeres fundaron el Círculo de Mujeres Periodistas el 15 de septiembre de 1972, después 43 años de la creación de la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP) y trece meses antes del golpe militar del coronel Hugo Banzer Suárez, que dejó a las organizaciones de prensa y a los medios de comunicación, en general, maltrechos.

Entre los 51 redactores, reporteros y corresponsales internacionales, que fundaron la APLP el 5 de diciembre de 1929, no había mujeres. Tuvieron que pasar un poco más de cuatro décadas para que las mujeres periodistas crearan su propio organismo y dirigida por ellas mismas, pero nunca se declaraban independientes de la organización matriz, la APLP.

Las primeras mujeres que rompieron la exclusiva membresía masculina fueron doña Betsy Zavala de Pabón, doña Aida Albarracín Valda y Bertha Alexander de Alvéstegui, propietaria y directora del periódico Hoy. Zavala “nunca perteneció al grupo, pero vivió y murió como reportera”, señala la periodista María Eugenia Varástegui, según “Del periodismo y sus memorias 1929-2004: 75 años de historia”.

Entonces, las 14 socias fundadoras eran, sin embargo, una minoría relevante: Bertha Alexander de Alvéstegui era directora del diario Hoy y la poetisa Mery Flores redactora de este mismo matutino paceño; Ana María Romero de Campero y Norah Claros trabajaban en el diario católico Presencia; Mary Larrieu dirigía la revista Visión; María Elba Gutiérrez y Carmen de la Vega eran redactoras del diario Última Hora; Gelcina D’onatto y Aida Albarracín escribían en el vespertino Jornada; Elvira Llosa de Salmón era propietaria y conductora de un programa social en Radio Nueva América. Por último, también formaron parte del grupo fundador las periodistas María Eugenia Varástegui, Verónica Basaure y Anita Taborga. Poco después se incorporaron Mabel Azcui y María Angélica Kiriguin.

“El Círculo tuvo la virtud de unir a las mujeres. Participaron casi todas las mujeres que hacían periodismo a excepción de dos o tres que no entraron al Círculo (..) En la Asociación no había una historia de mujeres porque todos los presidentes habían sido hombres. Después se fueron abriendo los espacios, entramos como vocales o como secretarias de actas. Y más tarde ya Ana María Romero y Lupe Cajías llegaron a la presidencia. Hoy en día ningún directorio ignora a la mujer”, indica Varástegui.

El documento recuerda que Romero de Campero, que presidió la primera directiva del Círculo, señalaba entonces que lo esencial de la génesis de esta agrupación de mujeres fue el interés por mejorar las cosas desde dentro de la misma APLP. “Las mujeres cuando vimos que una de nuestras colegas fue discriminada en la propia Asociación decidimos fundar el Círculo de Mujeres Periodistas. En realidad, fue una reacción a lo que ocurría en el seno de la Asociación. Creamos el Círculo, pero hicimos un feminismo que nos separe”.

Al rememorar la historia de la fundación del Círculo, para Romero de Campero, no pasan desapercibidas las adversas circunstancias políticas y periodísticas que vivía el país. “Quisimos apoyarnos entre las mujeres que estábamos en el gremio. En aquel entonces se había planteado también un problema para los que habíamos trabajado en El Diario por la cooperativización (sucedida en 1971) que, aunque fue corta ocasionó que la mayor parte de los que habían participado directamente salieran al exilio y que los que se quedaron en El Diario nunca más se metieran en sindicatos ni en nada”.

El coronel Hugo Banzer Suárez fue presidente de facto de Bolivia durante siete años, llegó al poder mediante un golpe de estado, el 21 de agosto de 1971. Contó con el apoyo de EEUU por su posición anticomunista. Se lo acusó por la desaparición de 150 prisioneros políticos, además de incontables denuncias de atentados contra los Derechos Humanos. Contrajo una de las deudas externas más grandes que hubiera tenido Bolivia. Fue derrocado el 21 de julio de 1978, luego de una larga huelga de hambre de mujeres que dirigían y participaban en organizaciones sociales, que lo presionaron a llamar a elecciones. Lo sucedió el también militar Juan Pereda Asbún, el 21 de julio de 1978.

En el gobierno de facto de Banzer, las organizaciones de prensa y los medios de comunicación, en general, quedaron maltrechos y algunos cerrados temporalmente. En el caso de la APLP, señala el documento, fue intervenida por una Comisión Reorganizadora que, sin embargo, no pudo impedir que el periodista Alberto Zuazo Nathes ganara las elecciones de marzo de 1972, devolviendo a la APLP el cauce de la institucionalidad y de la independencia.

“Eran momentos en que nuestras instituciones estaban muy debilitadas. Eran tiempos de dictadura en lo que tanto el Círculo como la Asociación tuvimos que cumplir un papel fuerte, era importante estar involucrados y en ese sentido las mujeres sí participaron. Incluso con Banzer la Asociación se ha tenido que meter en temas de fondo, hemos tenido unos problemas tremendos, con el tema de la muerte de (Cnl. Andrés) Selich (ministro del Interior de Banzer y que resultó asesinado y nunca esclarecido), por ejemplo. Las mujeres éramos como un motorcito que decía eso no es posible, como puede ser”.

En esa línea, Varástegui señala que el papel de las mujeres tanto en el Círculo como en la APLP fue una contribución fundamental para organizar, desde el ámbito de las instituciones periodísticas, cierto nivel de resistencia y oposición a la dictadura.

El Círculo contribuyó al retorno de la democracia con la generación de vínculos y relaciones internacionales que permitieron abrir sendas. En los inicios de los años ’80, el Círculo sufrió una crisis de identidad tras el golpe de estado de Luis García Meza.

Al aparecer una de las actividades significativas en julio de 2005 fue la Primera Reunión de Mujeres Periodistas de Bolivia.

Actualmente, el Círculo de Mujeres Periodistas cuenta con alrededor de 300 asociadas y tiene sus oficinas en el piso 9 del Edificio Alborada, cedido por la APLP.