Círculo de Periodistas Deportivos

El Círculo de Periodistas Deportivos reúne a cronistas de la pasión de todos

“Redactores’ y no ‘periodistas’… ¿sabe usted por qué? Porque lo que se hacía en ese tiempo (años ‘40 del siglo pasado) eran básicamente crónicas sobre los espectáculos deportivos, y especialmente crónicas sobre los partidos de fútbol. Eran crónicas que intentaban reflejar con la mayor precisión posible lo que sucedía en los escenarios deportivos”. Así sintetiza el trabajo de sus colegas el periodista deportivo, con más de media década al frente de los micrófonos y salas de redacción, Tito de la Viña, testimonio incluido en la publicación “Del periodismo y sus memorias 1929-2004: 75 años de historia”.

Lo cierto es que el Círculo de Periodistas Deportivos nace con el nombre de Círculo de Redactores Deportivos el 7 de diciembre de 1941, año en el que “el nombre de cronista (estaba) estampado en las páginas de un diario y años en los que la radio era dueña y señora de los principales eventos deportivos”. Por entonces no había la televisión.

La publicación señala que en esos años los cronistas de eventos deportivos eran personajes de no poca alcurnia: escritores, diplomáticos, hijos de presidentes, alcaldes y hasta rectores de universidades. Tuvieron que pasar cerca de 50 años para ver en las calles coloridas páginas deportivas hasta nuestros días.

“Don Ángel Salas y su compañero de faenas periodísticas, el ilustre y malogrado don Hugo Montes, son los pioneros del periodismo deportivo en La Paz. Salas introdujo a la simple, pequeña y limitada crónica de los partidos de fútbol que se hacía en los diarios El Comercio, El Diario, El Fígaro, El Norte, El Hombre Libre y La Verdad”, lee don Tito en un libro publicado por la Asociación de Fútbol de La Paz, en 1954, cuyo autor es Felipe Murguía.

Salas y “Montes, sobrino del presidente Ismael Montes, fueron los que dieron especial trascendencia a los partidos de la Asociación de Fútbol de La Paz hasta los años 20”. En el texto don Tito lee: “En 1917 comienza a surgir un cronista de los deportes que le ponía especial salero a las reseñas de los eventos de la Asociación (de Fútbol de La Paz), don Armando Arce (socio fundador de la APLP en 1929), el que fuera director del periódico La Calle en años posteriores. En 1921, además, surge otro cronista, don Luis Vicente Zavala (socio fundador de la APLP), el que fuera mentor de una familia de periodista, que por entonces escribía en La Razón”.

Cita también el libro que lee don Tito al diplomático Raúl Diez de Medina: “que en sus años mozos se da a conocer como periodista deportivo con el pseudónimo ‘Hook’ en las páginas de La República, entre los años 21 y 25. Después, aparece la pluma de Alberto Pinilla (socio fundador de la APLP), en El Norte. Otro comentarista de exitosa trayectoria es don Guillermo Céspedes Rivera. En esa misma época aparece Lizardo Suárez (fundador del Círculo de Redactores Deportivos) que firmaba sus notas como ‘Chalo’, en 1929”.

La lista de periodistas suma y sigue posterior a la Guerra del Chaco. “La generación posterior a la Guerra del Chaco, la de los años ’30: Gualberto Saravia, Rodolfo Brun, Federico Monje Postigo, Luis Gutiérrez Granier –posterior alcalde de La Paz y cuyo pseudónimo era JL–, Alberto Candia, los hermanos Eguino (Carlos y Alberto), que escribían en la República y en La Razón; Humberto y Federico Calderón, Eduardo Herrera y Luis Ramírez, en El Diario; Walter Pabón (el Canguro), Walter Villagómez, Ramiro Cisneros y Julio Iturralde, este último cronista de La Calle”.

Don Tito dice que “finalmente están las generaciones de los años 40 y 50”. Y, “yo pertenezco” a la década de los cincuenta, añade. Pero señala que a la mitad del siglo pasado aparece un hombre, el “alma mater”, Julio Borelli Bitterito, fundador y principal impulsor del entonces Círculo de Redactores Deportivos (1941).

De nacionalidad uruguaya, llegó a La Paz como árbitro de fútbol, luego fue entrenador y por último periodista. Creó la ‘Corporación Deportiva Borelli’, con la que presentaba sus programas de radio, pues eran tiempos del auge de la radio y de programas fundacionales: Julio López Videla en el diario Última Hora; Carlos Carrasco, Mario Ríos, Horacio Corro y Adolfo Ugarte, en El Diario: fueron los tiempos inaugurales para el “turco” Saúl Abdenur en radio El Cóndor; para Hernando Vásquez, Mario Iturri, Remberto y Gróver Echavarría, Enrique Costas, Heriberto Aramayo, Mendel Urbach, Mario Terceros, Mario Vargas “Cucho”, Mario Maldonado, fue el tiempo inicial para el periodismo deportivo.

El texto “Del periodismo y sus memorias 1929-2004: 75 años de historia” señala que por esos años también fue un tiempo de la influencia del periodismo deportivo argentino sobre los medios nacionales, con las revistas El Gráfico y Cancha, además de las potentes radios Belgrano, Splendid y El Mundo.

Don Tito recuerda que fueron años en que la transmisión de un partido de fútbol por radio había que convertirla o redactarla en una crónica. “Yo he trabajado durante 30 años en las dos cosas, simultáneamente, en el diario Presencia y en la Cabalgata Deportiva”, de Julio Lazarte, pues “eran dos cosas inseparables”. 

Décadas después la televisión entró al juego. En 1982 el Círculo de Periodistas Deportivos se dividió en el de La Paz y de Bolivia. Al extremo de que la sede nacional se fue a Santa Cruz, cuenta don Tito. “Mire, es indudable la importancia tecnológica que le aporta la televisión al deporte en general, sería un absurdo negarlo, pero el déficit actual que no encuentro está en la parte ética, en los principios, y creo que éste no es solo un fenómeno propio del periodismo deportivo, sino del periodismo en general”, añade.

Círculo de Periodistas Deportivos